Archive for 14 septiembre 2010

SE INICÓ LA TEMPORADA…Y V0LVIÓ LA MOTIVACIÓN

septiembre 14, 2010

El domingo algunos miembros del club quedamos  para comenzar la temporada de espeleo. Por un lado Picha que se iba para la cueva de Majadillas con unos colegas, y por otro el Presi, Higueras, Quinito y Bea con el objetivo de hacer la sima de…..la Raja??? (la verdad es que no recuerdo el nombre, pero bueno que lo corrija el que lo sepa)

A las 10 en la churre la motivación no era demasiada para algunos de los integrantes; había quien se planteaba volverse a casa después de unos churros y darse un paseo con su jauria de perros y quien se había acostado a las 5, que entre el sueño y el miedo de la primera sima se preguntaba porqué leches no se había quedado en su camita. Aún así, los dos grupos salieron para su destino.

La sima estaba en Valsalobre, zona supuestamante “controlada” por el Presi que la tenía localizada en su cabeza.  Un par de intentos fallidos y a la tercera por fin el camino correcto y a ponerse los trastos.

Conforme nos íbamos poniendo todos los complementos la tensión se iba notando en el ambiente (para unos más que para otros). Un repaso de los conceptos básicos para la que tenía que refrescarlos  (con su intento de abandono correspondiente mientras  miraba el agujero)  y para dentro a la una de la tarde o así.

Las respiraciones se iban acelerando, todos menos el presi declararon al acercarse el momento tener algo de miedo; por una lado los que hacía mucho que no se metían en una sima y por otro, la que sólo había entrado hasta el primer pozo de las palomas

Al final todos para dentro con Quinito a la cabeza que fue instalando en  “modo ahorro”; algunos de los fraccionamientos no daban para hacer el nudo de bloqueo completo y algún otro se quedó sin instalar para darle más emoción con el roce de la cuerda. Una vez  dentro con la calma del subsuelo y el primer fraccinamiento pasado sin problemas la bajada se fue distrufando.

La sima baja hasta 90m  aunque parece ser que la dimos por terminada un poco antes del último tramo, 10, 15 metros quedaban? ni idea.

Dándonos por satisfechos y tras una parada de avituallamiento volvimos para arriba. La subida estuvo bien; “jadeitos” de algunos y suspiros de otros,  quemaduras en la mano por mal empleo de la técnica, roce de la cuerda que parecía que se le iban viendo los pelillos (quizá fueron solo alucianiones), algún que otro insulto…así que todo perfecto.

Una vez arriba todos satisfechos a las cuatro de la tarde….

…y el presi con una pose que no tiene nombre.

Aunque nadie lo hubiera dicho a primera hora de la mañana el día fue muy gratificante,  sima fácil para quien estába empezando, para el que llevaba mucho sin hacer, para el que ha encontrado de nuevo la motivación…y en general para todos.

Tras el parón del verano se inicia la nueva temporada y vuelve la motivación…

Anuncios

Pirineos

septiembre 7, 2010

La semana pasada dos hembras pteropus marchamos para el Piri con el objetivo principal de subir al Aneto, además de otras muchas actividades que pensábamos hacer. La expedición comenzó mal, el macho de otra especie que nos iba a acompañar nos dejó tiradas en Benasque sin piolet, ni mapas, ni reseñas ni chumpin para cocinar…y  con un mosqueo de narices. Aún así, y como los amigos de nuestros amigos son nuestros amigos, nos fuimos a visitar a Dani y Sandra (colegas de Fito) que muy amablemente nos dejaron todo lo que nos faltaba, además de darnos alguna que otra indicación de agradecer. Tras comprarnos el mapa e instalarnos en Senarta preparamos todo lo necesario para el día siguiente.

A la intempestiva hora de las 5:15 cogimos el autobús a Vallibierna, donde desde el refugio de pescadores  iniciamos la ascensión a las 6 de la mañana con los frontales y completamente denoche.

La subida por el Coronas  tiene un desnivel de unos 1450 m,  unos 150 más que  por la renclusa, pero se nos hizo más atractiva que por la normal ya que nos la dieron como más bonita y mucho menos transitada (y así fue).  En dos horas y pico habíamos pasado los ibones del Coronas, y comenzaba la subida más empinada.

A partir de ahí nos encontrábamos con los primeros neveros, lo poco que queda del glaciar de Coronas, que en menos de 10 años ha quedado reducido a  3 neveros,  en los que no hicieron falta los crampones porque había huella.

A partir de ahí nuestro primer objetivo ya se hacía visible, el collado que se ve al fondo.

El dichoso collado parecía no llegar nunca,  una pedrera con bastante pendiente  parecía no terminar. Al final la cosa se pone vertical y hay que trepar un poquito,   no muy difícil pero hay que andarse con cuidado, bloques sueltos (de esperar) y algún pasito más exigente con una ostia impresionante. Superado el collado la recompensa se abre ante tus ojos, impresionantes vistas de la arista del Coronas y a la derecha por fin, el glaciar del Aneto.

A partir de ahí lo que queda es atravesar el glaciar para coger la normal un poco antes de la pala  que te lleva hacía la cumbre.

Para alguien como yo, que era la primera vez que cogía un piolet y se calzaba unos crampones la subida fue más que entretenida, ya que encima de que la pala me parecío que tenía más de 45 grados a estas alturas del verano había tramos en los que era hielo, cosa que no me daba demasiada confianza, pero se pasó  sin problemas.

El temido paso de Mahoma resultó ser una gilipollez (muchísimo más fácil que la trepada del collado) y con un patio menos drámatico de lo esperado, por lo que lo hicimos  disfrutando de las vistas sin hacernos caquita y con la recompensa de estar solas en la cumbre a las 11 de la mañana, con las 5 horas de subida previstas, no podía ir mejor.

Nos indignamos  de tal manera al ver las pintadas que tiene la crucecita y todos sus abalorios, que no nos quisimos hacer ninguna foto con ella, mejor con las aristas.

Después de un rato disfrutando de las vistas y eligiendo próximos objetivos iniciamos la bajada. La idea era bajar la pala y seguir hacia abajo atravesando el  glaciar para salir al ibón y llegar a Besurta por el valle de Aigualluts en unas 4 horas horas como mucho. Pero no fue así.

Cuando estábamos casi fuera del glaciar, ahí se ve a Eva ya muy cerca (y la ventaja que me llevaba) fuimos víctimas de un ligero ataque de pánico. Lo de atravesar la parte de color grisácea, osea el hielo, ya desde arriba no nos daba mucha confianza, y cuando estuvimos cerca menos. Al acercarse Eva y escuchar el agua por debajo cuando pisaba se abortó la operación, sin ver otra opción, nos volvimos por nuestros pasos.

Aunque habíamos estado cerca de tener una  bajada existosa, ahora tocaba  subir el glaciar hasta coger la huella de la normal  y rodeándolo salir hacia el Portillón superior.

Cara total de derrota antes de afrontar la subida (que en la foto no se ve entera gracias a la pericia de la fotógrafa, sin acritud claro). Desde luego como prácticas de crampones no tuvo precio.

La subida se hizo dura y el resto del  glaciar largo, que aunque había huella y era llanito hubo que pisar hielo con su agua corriendo por debajo (vamos lo mismo que donde habíamos decidido subir)  con la caquita correspondiente. Lo que venía después fue aún peor. Ya sin crampones  comenzamos la pedrera inmunda que te lleva al paso del portillón superior para bajar a la Renclusa.

El cansancio y la petada de piernas se hacía notar. Pasado el portillón pensábamos que ya quedaría poco, pero ni mucho menos, aún queda piedra y piedra para aburrir, una bajada infernal  hasta el refugio que no llega nunca. Pero lo dramático fue llegar a la Renclusa y descubrir que aún quedaba otro pateo hasta Besurta donde había que llegar antes de las 7 para coger el autobús. Ni de coña claro, bajando por la senda vimos como se iba nuestro autobús, lo que hizo que tuviérmos que esperar dos horas para coger el último.

Con toda la tonteria nos haríamos unos 1600m de desnivel y 13 horas subiendo y bajando. La burrada, y la no demasiada buena forma física se hizo notar al día siguiente, y las agujetas también.

Los días siguientes la actividad fue casi nula, algún paseito descartando la posiblidad de algo más exigente.

Y llegó la lluvia y siguió el día siguiente por lo que aprovechando que no se podía hacer nada nos fuimos al balneario de benasque a darnos unos baños. Un sitio peculiar escenario ideal para una película de terror, pero en el que te das un bañito en aguas sulfuradas por 10 euritos.

Para el día siguiente los objetivos eran, si el tiempo nos dejaba, subir al Tempestades y por la arista al Margalida. Como la cosa no pintaba bien por la noche decidimos no madrugar y dejarlo para el día siguiente que la predicción era mejor.

Tras varios cambios de plan terminamos en la FERRATA DE FORADADA DEL TOSCAR

La ferrata está muy chula (quitando el último tramo)  sube  260m y se tardan unas 2,5 horas en hacerla entera.  Tiene de todo, pasos aéreos subiendo por dos espolones, travesias, zonas de roca solo con cable, destrepes y todo tipo de puentes.

Puente tronco

Puente tibetano

El super puente

Después de algunos destrepes está el primer escape, muy recomendable salirse por él. Lo que queda de ferrata no mola mucho, vamos se lo podían haber ahorrado. Encima cuando terminas te encuentras con una canal muy empinada umbría en la que la ostia puede ser enorme, sobre todo  con los días pasados lloviendo. Varios tramos de cuerda aseguran la bajada en sus peores zonas, pero aún así es una mierda y terminas bajando de boj en boj.

Esa misma noche, ante la falta de motivación y un dolor de pierna residual de Eva, decidimos dejar el Tempestades para otra ocasión y al día siguiente con pocas ganas partimos para Cuenca hasta la próxima, dejándonos mucho por hacer.

GUARA

septiembre 2, 2010

 SIERRA DE GUARA 16 al 18 de JULIO DE 2010-07-19

Nos embarcamos en otra de nuestras hazañas nuevamente por la Sierra de Guara.

El viaje comienza el Viernes por la tarde después de la jornada laboral  con tres frentes abiertos:

Frente A: Ferny, Laura, Juan y Zapata ( desde Cuenca)

            Frente B: Bea y Eva ( reencontrados en Alquezar)

            Frente C: Esther, Oscar y Gabi ( desde Sabadell).

Nos ponemos en ruta a eso de las 17:00h con  todo listo en los coches. Primera parada en Molina de Aragón  y continuamos ruta a Alquezar (Sierra de Guara, HUESCA).

Llegamos  el frente A, cogemos las llaves del Albergue Guara ( Por ciento con unas vistas impresionantes y una terracita que nos dio mucha vida) habitación Choca y esperamos a que vengan los demás. Cenamos un poco de todo en la terracita y unas cervecitas en un bar/terraza con vistas impresionantes de la población.

Regreso al Albergue, planificación del cañón de mañana 17 de Julio “LA PEONERA”.

Nos levantamos a las 8:30h de la mañana y puesta en marcha.

Llegada y cambio para hacer aproximación.

Punto de Inicio del Cañón y comienza la aventura.

Avituallamiento, primeros saltos y primer tramo de truñicañón andando por el río en buena compañía ( Aunque no toda …. Je jejej)

Ojo a los primos…. Menudas caras… ( Ojo a la Velocidad Absurda del Presi) si es que los genes…

Todo bastante tranquilo hasta que por fin… comienzan los deseados estrechos y caos de rocas

En playa artificial de Benidorm  con más gente que en la guerra ahhh nooo que es presa de BIERGE con más gente que en la guerra y Naciones Unidas, no faltaba ni una sola nacionalidad

Después del cansancio de andar y andar… por el río y después de 6h del mismo… comemos y vuelta a Alquezar a cenar

Aquí buscando un sitio para cenar y olfateando la comida

Por fin ponemos el huevo en la placita carta en mano y toca elección

De grandes cenas están las sepulturas llenas …. Un pis y a la cama con debate para el cañoón del día siguiente entre las variantes : Lumus y Las palomeras del Fornocal.  Finalmente nos decantamos por la segunda aunque algunos repetíamos cañón.

Aproximación con autofoto.

Genial, este más corto, más estrecho, con poquita agua y con alguna poza pútrida a esquivar

Vuelta a los coches  tras fuerte ascenso y  caminata por la carretera.

Nos dirigimos al camping de Alquézar, comemos y emprendemos el viaje de regreso el 18 de Julio nuevamente con tres frentes abiertos:

Frente A rumbo a casa

Frente B rumbo a Sabadell

Frente C, que envidia sana, rumbo a Broto y Benasque prolongado las vacaciones.